martes, 9 de marzo de 2010

Yves Saint Laurent




Yves Saint Laurent
habría esbozado una de sus tímidas sonrisas. La mayor exposición sobre la obra del modisto que utilizó el vestuario de los hombres para «transmitir el poder» a las mujeres fue presentada ayer, el día en que la jornada internacional de la mujer celebraba 100 años de lucha por la igualdad, en el Petit Palais de París. «Siempre pensó en las mujeres, les ayudó a coger las riendas de su destino», sentenció Pierre Bergé, la pareja del creador durante 30 años y el empresario que guardó celosamente todos y cada uno de sus dibujos así como los 5.000 diseños originales conservados en su fundación.

La muestra, que se abrirá al público el jueves hasta el 29 de agosto, exhibe más de 300 modelos representativos de 40 años de carrera consagrada a la moda. Apadrinada por Carla Bruni en su doble condición de primera dama y de antigua maniquí del legendario modisto, la exposición pone de relieve el estilo único de Saint Laurent, que supo romper los códigos y al mismo tiempo convertir sus creaciones en clásicos. «La moda cambia, pero el estilo permanece», dictaminó el maestro. Con una espectacular y meticulosa puesta en escena, el recorrido abarca desde sus primeros pasos en la alta costura de la mano de Christian Dior, hasta los trajes de su último desfile, en el 2002, seis años antes de fallecer, a los 71, víctima de un cáncer cerebral. En su selección, la comisaria de la muestra, Florence Müller, ha querido presentar a Saint Laurent como «el modisto de la armonía, del equilibrio perfecto; ni minimalista fino ni barroco extravagante, muy francés».




No hay comentarios: